martes, 12 de febrero de 2013

De regreso al muro.


Han pasado más de 2 años desde mi último post, y la verdad, el día de hoy fue testigo de dos hechos relevantes y ayer, de una noticia que, como bien reza un diario, ha conmocionado al mundo.

Hoy tuve la oportunidad de leer un artículo muy bueno (https://oehd.wordpress.com/2013/02/12/siempre-renuncias-benedicto/) dando algunas referencias sobre la situación por la cual, nuestro Sumo Pontífice, amado y querido por todos aquellos que nos llamamos "católicos", renunció el 11 de febrero del 2013 a la silla de San Pedro. Además quedé muy pensativo con el titular del diario "La República" del día de hoy, donde se expresa en letras mayúsculas "YA NO TENGO FUERZAS". La noticia de ayer, definitivamente me hizo más católico que antes.

Con estas líneas previas, quiero unirme al artículo antes mencionado, y así, hacer un llamado a la unidad, a la fe y a la oración que todos debemos realizar en estos momentos críticos por los cuales pasa la iglesia, y recordarles a muchos que el Santo Padre, es en efecto, EL SANTO PADRE. No se trata de juzgar al hombre al que le fue encargado ser nuestro pastor máximo aquí en la tierra. Sus motivos no son tema de debate sino, causa de preocupación, y un fuerte llamado a preguntarnos "¿Qué está pasando?".

La fe en Cristo y la protección de la Virgen María son dos de los pilares que Benedicto XVI ha tratado de difundir entre todos nosotros, mientras, en una Iglesia dividida por la pugna del poder interno, se dejó solo a nuestro Sumo Pontífice, mientras éste libraba una guerra contra los pederastas sacerdotes; en otras palabras, dormía con el enemigo y, parafraseando el artículo de El País, era: "Un cordero rodeado de lobos." ¿Y las críticas del secretario de Juan Pablo II, quién menciona que "De la cruz no se baja? ¿Y la detención del mayordomo de Benedicto XVI por el escándalo de los Vatileaks? Ambas muestras de la cobardía que rige nuestro mundo y cuan cerca está el peligro que nos acecha. Todos motivos para seguir creyendo en la fe que nuestro aun Pontífice ha promulgado durante casi 9 años, como Papa y muchos más como sacerdote, al servicio de Cristo.

"El primero que cruza el muro, siempre termina ensangrentado." Y no veíamos renunciar a un Papa en más de 600 años. Pero cuando uno sabe que es hora de que alguien con más fuerza, represente a Dios en la tierra, y acepta que CON HUMILDAD, que debemos luchar pero que hay un mejor líder, y sobretodo recordando que la elección de un Papa es DIVINA (al momento que los cardenales se reúnen en el cónclave previo al humo blanco), entonces, apoyando el artículo citado en las primeras líneas, esa persona merece toda mi admiración, algo con lo que ya contaba, y me haga ser más creyente de que estamos en el camino correcto. Además, el Sumo Pontífice no dejaría a la Iglesia como ovejas sin pastor en un momento de crisis, y como bien recalcó un allegado en el Vaticano, "la marea está lo suficientemente calmada, para que Su Santidad haya tomado tan trascendente decisión."

Reitero mi llamado a la oración, porque es ahora que nuestro Santo Padre necesita de los ruegos para que la transición al nuevo Papa sea llevada a cabo en las mejores condiciones, y a la vez, observar el rumbo que tome lo que nuestro Señor Jesucristo inició hace ya más de 2 mil años.

domingo, 12 de diciembre de 2010

viernes, 15 de octubre de 2010

Pensamiento I


Detrás del rostro, bajo las capas de la piel se oculataba la verdad del hombre que poseía lamáscara del mañana y la mente del ayer. Destruido por sus demonios e impaciente por saber su destino, aguardaba en lo más recondito de su alma, el ahnelo de un destello de esperanza entre tanto plan y sueño aun no concretado.

Pudiendo revelar más que una lágrima, caían cual rios en los surcos de su semblante las muestras del miedo que tenía frente a un mañana cada vez más próximo. Acompañado pero solo, cobijado pero desamparado en el fondo, nada si quiera permitia vislumbrar que sucedería en las próximas horas o días.

Llevaba la máscara para darse fuerza y valor y de esta manera sobrevivira la hecatombe, la cual cabalgaba sin retraso en su dirección, esperando sentir el golpe yla estocada final y cual cierre de simfónica, bajo un velo de percusión, aferrarse a la vida y abandonar a la muerte para siempre.

En un mundo donde no hay más opción que seguir adelante bajo el cielo de los caidos y el suelo cubierto por las huellas de los ancentros, sembrar el valor y cosechar la fuerza parece imposible. ¿A dónde corres cuando lo que se mueve es la tierra? ¿A dónde escapas cuando el peligro es uno mismo?

Bajo el fuego y el fragor de la batalla, aun lo cazana uno los ecos del más allá que claman justicia por los caídos, que claman justicia por las acciones poco convencionales que marcaron el camino hasta aquí. Ellos claman justicia para los que la merecen y piden castigo para el sembrador.

Siendo esto un manifiesto, será conveniente mantener la formación y luchar aun cuando las flechas cubran el sol y no exista más que la noche.... Tal vez el peor escenario sobre la faz de la Tierra....

martes, 20 de julio de 2010

Star Guitar

La velocidad siempre me gustó. Sobretodo ver a través del vidrio como muchas personas hacen su vida, sin que tengan menor reparo en que alguien los está mirando. Así como para ellos, yo soy invisible, para mi, ellos sólo han existido esos segundos que los tengo delante y veo uno tras otro pasar como luces, como postes, como casas, como arbustos, como la vida misma.

La velocidad con la que llevamos a cabo nuestras vidas es el reflejo de la intensidad que aplicamos a nuestras acciones, sea cual sea la hora del día. Cuando uno sólo se dedica a contemplar, la velocidad pasa a ser un color más dentro de la gama que conforman los paisajes frente a nuestros ojos.

Y pensar que una vez prendí la televisión y quedé estufefacto al ritmo de una tonada repetitiva y la ventana de un tren. Deberías sentir lo que yo siento... Deberías tomar lo que yo tomo...

Una a una las luces del día se van a pagando y entre las tinieblas distinguimos los campos y pasan a prisa, como si no nos permitieran que les grabemos en la memoria, para añorar estar en ellos más tarde.

martes, 13 de julio de 2010

Summer 2005



A pesar de tener frente a mí, millones de obstáculos y aún muchos años por recorrer (eso espero), creo que por fin veo el cambio en los objetivos de vida que había estado buscando ya por un tiempo. Creo que ahora hay que mirar hacia aquellos que creen en uno para subsistir y vivir en simbiosis en aras de alcanzar las bondades de los sueños que tenemos al acostarnos.

A veces olvidamos que muchos nos miran con esperanza de un futuro mejor y la necesidad de una luz al final del tunel y nos dejamos obnubilar por la inseguridad de un futuro incierto y un pasado atormentado por fantasmas que más que eso, no son. Sin embargo, estamos de pie, una vez más frente a los escombros del muro, mirando, como dice la canción, a todos solos o de a dos, aquellos que realmente te quieren, caminar de arriba a abajo fuera de la barrera que una vez nos separó.

Espero poder ver más allá cada día para poder descubrir la chispa que enciende las horas más felices de nuestras pequeñas y flotantes vidas. Espero seguir gozando de la dicha de que pase lo que pase, no estamos solos y que todo es posible, siempre que uno se lo proponga. Mientras tanto yo seguire esperando que las cosas se terminen de alinear en mi caso y espero tener tiempo para concretar mis planes o al menos alcanzar los umbrales de mis sueños.

En la senda veremos personas, conoceremos rostros y estrecharemos manos con extraños que nos van a enseñar un poco más a cada instante y de eso también espero enriquecerme, así como yo espero que lo hagan ustedes.

lunes, 18 de enero de 2010

And Justice For All... (Parte 2)


He esperado durante muchos años escuchar en vivo las canciones que Metallica trae a Lima. Nace dentro de mí la emoción de que aquellas canciones que me acompañaron en mi soledad, en mi pena, en mi dolor y en mi angustia, dándome fe y esperanza, serán ahora interpretadas por sus autores originales y que yo estaré ahi para presenciar ese momento.


Es como haber llegado al final de un camino largo donde al volver la vista atrás, ves las huellas que dejaste como parte del sendero ya recorrido y de toda experiencia que cubrió tu vida. Vuelves a recordar cada momento como el último y sabes que una energía incomparable golpeará tu rostro con tanta fuerza que no volverás a sentir otra cosa como igual.


Simplemente existen las horas que faltan para el concierto, solamente yacen vivas las cicatrices que dejaron una serie de hechos a lo largo de tus días, solamente cuenta el momento cuando las heridas volverám para recorrer cada centímetro cuadrado de piel.


Solamente queda revivir cada segundo y a su vez, sentir que la vida se nos va, porque la música sigue sonando, porque nada más importa...


lunes, 14 de diciembre de 2009

A way of life...


Había recorrido una vez más el sendero de la fe... Había visto a mi pasado como si fuera un ser de carne y hueso. Me había enfrentado al silbido de una espada veloz y había sobrevivido a mi propio tiempo.

Caminas y ya no te detienes... Sólo ruegas por un minuto más para ver a la mujer que amas... Sólo respiras para sentirte vivo a cada bocanada de aire. Eso es un estilo de vida que he ido practicando durante ya muchos años.

La última vez que me tocó darle rostro a mis temores, me encontraba arrinconado. No existía más que el vacío que deja una era llena de avances, sueños y promesas; ahora veía con claridad el horizonte y sentía esa brisa que lo cobija y abraza a uno cuando el final de un capítulo amenaza con cerrar todo un libro.

En esos momentos sólo quiero cerrar los ojos y dar gracias porque no me perdí. Sólo quiero dar gracias porque después de cada paso, vino otro y otro. Sólo quiero dar gracias porque cuando me caí, me levanté y cuando me arrodillé, me escucharon y me tomaron en brazos, para cruzar la última de las aventuras: La vida misma.